- PreparaciÓn -

Los garbanzos se tendrán en remojo 12 horas antes en agua templada con un poco de sal. En una olla con 2 litros de agua se ponen a cocer los garbanzos. Mientras limpiar y cortar las Espinacas. Añadir las espinacas a los garbanzos y dejar cocer juntos media hora más. Reservar en la olla.


 


En una sartén freír las dos rebanadas de pan y los ajos, cuando estén fritos hacer un majado en un mortero, añadiendo un poco de sal y comino.



Cuando el aceite esté templado añadir una cucharada de pimentón y agregar a la olla con los garbanzos y las espinacas. Remover.
Añadir también a la olla un vaso de agua y dejar cocer durante 10 minutos. Servimos en el plato acompañado con pequeñas rebanadas de pan frito.





- Propiedades y Beneficios de las espinacas-

  • Las espinacas contienen un alto contenido en vitamina K, ayuda a tener una buena circulación de la sangre. Además por su abundante cantidad de fibras favorece los procesos digestivos. Las espinacas tienen también propiedades antioxidantes.

  • Los garbanzos contienen muchas proteínas y vitaminas. Son ricos en carbohidratos, de absorción lenta. Ayuda a controlar los niveles de colesterol. Además como todas las legumbres, favorece la digestión debido a su alto contenido en fibras. Son aconsejables  en la alimentación de las embarazadas ya que aportan hierro

     

    La salsa bechamel se la considera la madre de todas las salsas. Su origen se lo disputan franceses e italianos, aunque lo más probable fuera que la inventara el cocinero del duque francés Louis de Bèchameil, de ahí el nombre de la salsa. La primera receta de salsa bechamel fue publicada por el cocinero del rey Luis XIV.